Castillo de Peracense

Se trata de  una fortaleza situada en la localidad de Peracense, en la provincia de Teruel, comunidad autónoma de Aragón.

Es de uno de los castillos más originales y mejor conservados de Aragón, así como uno de los monumentos de mayor interés patrimonial y paisajístico de la Teruel.

El castillo se asienta sobre una formación rocosa de rodeno fuertemente escarpada, que constituye la prolongación sur de Sierra Menera, junto al cerro de San Ginés. El aspecto que mejor define a esta fortaleza es que en su construcción se aprovechó la topografía natural del terreno.

El castillo cuenta con tres recintos amurallados, de características constructivas muy diferenciadas:

  1. Recinto exterior: con una poderosa muralla almenada en ángulo recto dotada de varias torres y con nivel de saeteras que sirve para proteger una amplia explanada o albacar. En donde estaban las antiguas caballerizas actualmente se sitúan los aseos, una sala de exposiciones y la tienda.
  2. El recinto medio: está formado por una muralla irregular adaptada a la roca. Donde estaban las estancias de la tropa ahora están reconvertidas en el museo y en sala de actividades.
  3. El recinto superior: está ubicado en lo alto del peñasco rocoso, estando configurado en tres terrazas sucesivas hasta la cubierta superior, desde donde se puede dominar visualmente todo el valle del Jiloca.

El emplazamiento del castillo estuvo ocupado a finales de la Edad de Bronce, como lo atestiguan las cerámicas a mano y bruñidas recuperadas arqueológicamente. Posteriormente, bajo época de dominación musulmana, durante el siglo X y el siglo XI el lugar volvió a estar habitado, según indican las cerámicas localizadas, aunque sin restos constructivos.

Con la expansión del Reino de Aragón al sur del Ebro hacia el Mediterráneo, el territorio de Peracense fue conquistado hacia 1150. Pero es en la Baja Edad Media cuando su importancia estratégica se acrecienta por su posición limítrofe entre los reinos de Castilla y Aragón y de los señoríos de Albarracín, Molina de Aragón y Comunidad de Daroca.

El castillo se amplió y reformó a lo largo del siglo XIV, una vez que pasa a ser propiedad de la Comunidad de Aldeas de Daroca, convirtiéndose en uno de los puntos fuertes de la frontera con el Reino de Castilla.

La fortaleza, convertida en cárcel de la Comunidad de Daroca, fue reocupada en 1830-1833 durante la Primera Guerra Carlista por un destacamento militar liberal. Las excavaciones arqueológicas han hallado abundante cantidad de objetos de este período.

Es en 1987 cuando la Diputación General de Aragón, dado el interés que suscita por su singularidad y el peligro que corría, inicia la restauración. Se realizaron paralelamente las excavaciones arqueológicas entre 1987 y 1990, que han dado como resultado diferentes hallazgos, tales como los restos de una cantera en el interior del recinto exterior, la cual se utilizaba para la extracción de obleas circulares de piedra de rodeno que eran utilizadas como piedras de molino.

Desde 2014, la gestión y dinamización turístico-cultural es desarrollada por Acrótera Gestión del Patrimonio, por concesión del Ayuntamiento de Peracense, propietario del monumento. Permanece abierto durante todos los fines de semana del año, y todos los días en verano. Se realizan visitas comentadas para grupos, talleres didácticos con escolares y visitas guiadas.

El castillo de Peracense  está catalogado como Bien de Interés Cultural en  la provincia de Teruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website